back to urticaria day 2015

Alimentación

Figura 1: clic para agrandar
Figura 1: clic para agrandar
Figura 2: clic para agrandar
Figura 2: clic para agrandar

El cuerpo produce la histamina en los mastocitos. Pero el cuerpo también absorbe y almacena la histamina que contienen muchos alimentos ingeridos. Algunos alimentos ya de por sí son ricos en histamina, mientras que otros la producen recién con la fermentación. Los alimentos que se echan a perder contienen muy grandes cantidades de histamina que pueden causar síntomas de una intoxicación alimentaria (p. ej. la llamada “intoxicación por pescado”), aun al tratarse de personas sanas.

Normalmente, la histamina ingerida a través de los alimentos es degradada en el intestino delgado por el diamino oxidasa (una enzima especial). Sin embargo, al existir un déficit de tal enzima o ingerir grandes cantidades de histamina, el diamino oxidasa disponible en el cuerpo no es suficiente como para degradar rápidamente la histamina, de modo que la sangre la absorbe a través de la mucosa del intestino delgado. La consecuencia es que el cuerpo reacciona con molestias como urticaria, estornudos, dolores de cabeza, asma y/o diarrea. Puesto que aquí no se trata de una alergia alimentaria las pruebas de alergia no son de gran ayuda.

¿Cómo una dieta pobre en histamina puede ayudarme a controlar la urticaria?

Muchos pacientes cuentan que después de comer alimentos que contienen mucha histamina su urticaria empeora. Según diversos estudios, una dieta que evita los alimentos que contienen histamina puede contribuir a una mejora significativa o hasta la curación de la urticaria.

 ¿Qué alimentos debería evitar?

En principio, en una dieta pobre en histamina están prohibidos los alimentos ahumados, curados, fermentados, mal almacenados o marinados. En el marco de una dieta pobre en histamina, los alimentos que a continuación se detallan deberían evitarse por completo ya que contienen de por sí grandes cantidades de histamina (Figura 1).

La combinación con otros factores alimentarios puede aumentar el efecto o la cantidad de la histamina ingerida. Sobre todo el consumo de bebidas alcohólicas, café y té negro resulta ser problemático. Además, algunos medicamentos son susceptibles de inhibir la degradación de la histamina. Siempre que esto fuera posible, estos medicamentos deberían ser evitados durante la dieta, o, en caso necesario y tras una consulta médica, reemplazados por un agente activo diferente (Figura 2).

¿Cómo puedo llegar a una dieta pobre en histamina que al mismo tiempo sea variada y nutritiva?

Lo mejor es siempre recurrir a alimentos frescos y no elaborados. Si sufre de una intolerancia a la histamina se pueden comer con total seguridad los alimentos que a continuación se detallan.

 Productos lácteos

  • leche entera, pasteurizada
  • leche desnatada y leche UHT
  • nata dulce y agria
  • leche agria*
  • suero de leche*
  • requesón*
  • queso fresco de nata*

No almacenar estos productos por mucho tiempo.

Carne

  • Productos de carne
  • Huevos
  • carne de vaca no madurada*
  • carne de ternera
  • carne de cerdo
  • carne de cordero
  • carne blanca
  • jamón cocido
  • huevos

*Congelada inmediatamente tras el sacrificio.

 Pescado

  • Productos de pescado*
  • platija
  • bacalao
  • eglefino
  • gallineta nórdica y dorada
  • abadejo
  • merluza
  • trucha

*Recién pescado o enseguida congelado.
El pescado sobre hielo en los negocios puede, según la ley, tener más de 1 semana y por lo tanto no es adecuado.

Productos para untar

  • mantequilla
  • margarina
  • miel
  • mermelada casera*

*Importante: elaborar enseguida las frutas frescas.

 Golosinas

  • caramelos de fruta
  • gomitas
  • caramelos efervescentes
  • chicles
  • palomitas de maíz

 

Postres

  • budín de crema de vainilla o polvo para la preparación de postre frio
  • sopa fría dulce de frutas*
  • requesón de frutas*
  • compota*
  • helado de frutas o nata*
  • arroz con leche*

*Lo mejor es siempre una preparación casera con las frutas convenientes.

Fruta

  • todas las frutas frescas o congeladas

Verdura

  • todas las verduras frescas o congeladas a excepción de: tomates, aguacates, espinaca, berenjenas

 

Cereales

  • Granos
  • Tubérculos
  • pan y pasteles
  • copos de cereales
  • fideos
  • granos de cereales frescos o secos y otros (maíz, mijo, arroz, trigo sarraceno), a excepción de los brotes
  • toda clase de patatas

Bebidas

  • agua mineral
  • zumos caseros de frutas y verduras

 

¿Qué es una seudoalergia?

Seudoalergias (o falsas alergias) son reacciones de intolerancia del cuerpo que se caracterizan por molestias similares a las de las alergias. Estas pueden manifestarse como p. ej. ronchas y angioedemas, trastornos respiratorios, disfagia o diarrea.
Al contrario de una ”verdadera” alergia, las seudoalergias no consisten en la formación de anticuerpos (“proteínas inmunológicas”) y dependen de la dosis, es decir cuánto más de la sustancia en cuestión se ingiera, más fuerte son las molestias. La seudoalergia suele ser desencadenada por aditivos alimentarios como los colorantes y conservantes, los medicamentos, pero también por las sustancias naturales de los alimentos como los aromatizantes.

¿Cómo sé que mi urticaria se produce debido a una seudoalergia?

Una seudoalergia no puede ser diagnosticada como en el caso de una alergia clásica a través de pruebas convencionales de sangre o cutáneas. Sólo la práctica de una dieta permite un diagnóstico correcto. Esto quiere decir que si la urticaria mejora a lo largo de la dieta, la causa es que probablemente se trata de una seudoalergia a los aditivos alimentarios; y si la urticaria empeora después de haber tenido lugar una provocación con una dieta rica en seudoalérgenos, la causa es, casi con toda seguridad, una seudoalergia. Si se sospecha que se sufre de una seudoalergia se recomienda comenzar una dieta pobre en seudoalérgenos.

¿Es que nunca más debo comer alimentos que contienen aditivos?

Muchos pacientes que sufren de una seudoalergia pueden dejar de seguir la dieta pobre en seudoalérgenos al cabo de 6 a 18 meses, siendo las razones aún desconocidas. A lo mejor, al respetar la dieta se produce un cambio en la mucosa intestinal que hace que el intestino no absorba con tanta facilidad los seudoalérgenos cuya cantidad dentro del cuerpo disminuye. El resultado es que el cuerpo “se olvida” de cómo producir las ronchas y el prurito.
Durante las primeras 4 semanas deberán evitarse consecuentemente todos los alimentos ricos en seudoalérgenos (véase tabla), mientras que deberán ser comidos con exclusividad los alimentos que figuran en la columna “adecuado”. A partir de la 5ª semana puede ser probado durante 3 días un alimento de la columna “no adecuado”. En estos 3 días de prueba este alimento se deberá comer varias veces al día. Si esta forma de proceder no provoca molestias, se puede comer este alimento desde ahora en adelante pudiendo procederse a la prueba de otro alimento.
Si a lo largo de los días de prueba aumentan las molestias, el alimento de prueba no deberá ser más puesto a prueba evitándolo también en el futuro. Con el tiempo, los pacientes desarrollan de esta manera su dieta individual, quizás debiendo renunciar sólo a pocos alimentos. A lo largo de la dieta y la fase subsiguiente de desarrollo los antihistamínicos sólo han de aplicarse en los casos necesarios para poder evaluar tanto una mejora de las molestias como su posible deterioro.

¿Cómo hago para no perder la cuenta?

Para documentar cuáles son los alimentos que ya ha probado y anotar la reacción correspondiente se recomienda levar un diario donde se anotan todos los alimentos que comió. Los alimentos de prueba que corresponden a la columna “no adecuado” los marca de otro color. Si al cabo de 3 días resultó tolerar el alimento de prueba éste cambia de lugar para convertirse en un alimento ”adecuado” que no deberá más evitar.

Dieta inadecuada – ¿qué hago?

La dieta rica en seudoalérgenos a veces no se puede evitar, sobre todo comiendo fuera de casa. Si algún día se da el caso excepcional de una dieta inadecuada esto no signifa ningún problema. Con toda probabilidad no notará ninguna alteración de piel puesto que una seudoalergia siempre depende de la dosis, es decir la piel empeora a medida que aumente la cantidad de los alimentos seudoalérgenos.

Elección de alimentos al seguir una dieta pobre en seudoalérgenos

¡Lo mejor es siempre recurrir a alimentos frescos y no elaborados! Los términos siguientes son un indicio de la aplicación de aditivos: E100–E1518, colorantes, conservantes, gelificantes, espesantes, humectantes, emulgadores, potenciadores del sabor, antioxidantes, antiaglomerantes, agentes de recubrimiento, edulcorantes, p. ej. sacarina, gasificantes, endurecedores, agentes de tratamiento de las harinas, almidón modificado, espumantes, antiespumantes, sales de fundido, estabilizadores, aroma(tizantes).

Pero: los alimentos siguientes pueden contener aditivos sin que éstos se declaren:

  • alimentos a granel, elaborados (p. ej. pan, tortas, galletas, embutidos, ensaladas “gourmet”)
  • productos de patata (croquetas, patatas fritas, patatas pre-peladas, etc.)
  • muchas bebidas alcohólicas, chocolate, bonbones, alimentos con ingredientes compuestos (p. ej. preparado de frutas en el yogur)

A continuación le presentamos una lista con los alimentos adecuados o no adecuados para seguir una dieta pobre en seudoalérgenos.

Elección de alimentos al seguir una dieta pobre en seudoalérgenos

No se garantiza la integridad de esta lista (modificada según T. Zuberbier, B.M. Czarnetzki., Nahrungsmittelunverträglichkeit (II). Hautarzt 1993; 44: 57–62, puesto a disposición por I. Ehlers, Charité Berlín).